Print Friendly, PDF & Email

 



  

¿Qué es el VIH?

La sigla VIH significa Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Es el virus que puede causar el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA, si no se trata. A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede eliminarlo completamente, ni siquiera con tratamiento. Por lo tanto, si contrae el VIH, lo tendrá de por vida.

El VIH ataca el sistema inmunitario del cuerpo, específicamente las células CD4 (células T), que lo ayudan a luchar contra las infecciones. Si no se trata, el VIH reduce la cantidad de células CD4 del cuerpo, lo cual hace que la persona tenga más probabilidades de adquirir otras infecciones o de tener cánceres relacionados con infecciones. Con el tiempo, el VIH puede destruir tantas de estas células que el cuerpo pierde su capacidad de luchar contra las infecciones y las enfermedades. Las infecciones oportunistas o cánceres se aprovechan del sistema inmunitario muy débil y son señales de que la persona tiene SIDA, que es la última etapa de la infección por el VIH.

No existe una cura eficaz, pero con la atención médica adecuada, el VIH se puede controlar. Los medicamentos que se usan para tratar el VIH se llaman antirretrovirales, o ARVs. Si se toman de la manera correcta, todos los días, estos medicamentos pueden prolongar drásticamente la vida de muchas personas con VIH, mantenerlas saludables y reducir significativamente sus probabilidades de transmitir el VIH a otras personas. En la actualidad, las personas con un diagnóstico de VIH que reciben tratamiento antes de que la enfermedad avance pueden vivir casi tanto como las que no tienen el virus.



  

Etapas del VIH

Cuando las personas se infectan por el VIH y no reciben tratamiento, pasarán por tres etapas de la enfermedad. Los medicamentos para tratar el VIH, conocidos como antirretrovirales (ARV), ayudan a las personas en todas las etapas de la enfermedad, si se toman de la manera correcta, todos los días. El tratamiento puede prevenir o hacer más lenta la evolución de una etapa a la otra. También puede reducir drásticamente las probabilidades de transmitir el VIH a otra persona.

Etapa 1:
Infección aguda por VIH
Etapa 2:
Latencia clínica
Etapa 3:
Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)
Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección por el VIH, las personas pueden sentirse enfermas como si tuvieran gripe y esto puede durar algunas semanas. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección. Cuando una persona tiene una infección aguda por el VIH, tiene una gran cantidad de virus en la sangre.

Las personas con infección aguda a menudo no saben que están infectadas porque podrían no sentirse mal de inmediato. Durante este tiempo, la infección por el VIH podría no detectarse en las pruebas del VIH; sin embargo, las personas infectadas tienen mayor probabilidad de transmitir el virus.

A esta fase a veces se la llama de infección asintomática por el VIH o de infección crónica por el VIH. Durante esta fase, el VIH sigue activo, pero se reproduce a niveles muy bajos, y las personas podrían no tener ningún síntoma ni sentirse enfermas.

En las personas que no están tomando ningún medicamento para tratar el VIH, esta fase podría durar una década o más; sin embargo, otras personas pueden pasar más rápido por esta etapa. Las personas que toman medicamentos para tratar el VIH (ARV) de la manera correcta, todos los días, pueden estar en esta etapa por varias décadas.

Es importante recordar que todavía se puede transmitir el VIH durante esta fase, aunque quienes usan ARVs y mantienen una carga viral indetectable (nivel de virus muy bajo en la sangre) tienen muchas menos probabilidades de transmitir el virus que aquellas que no tienen una carga viral indetectable.

Al final de esta etapa, la carga viral comienza a aumentar y el recuento de células CD4 comienza a bajar. Cuando esto sucede, la persona podría comenzar a tener síntomas a medida que vayan aumentando los niveles de virus en su cuerpo, y pasar a la etapa 3.

El SIDA es la etapa más grave de la infección por el VIH. Las personas con SIDA tienen el sistema inmunitario tan dañado que comienzan a tener cada vez más enfermedades graves, las cuales se llaman enfermedades oportunistas.

Sin tratamiento, las personas con SIDA típicamente viven alrededor de 3 años. Los síntomas comunes del SIDA incluyen escalofríos, fiebre, sudoración, inflamación de los ganglios linfáticos, debilidad y pérdida de peso.

El SIDA se diagnostica cuando el recuento de células CD4 cae por debajo de 200 células/mm o si la persona presenta ciertas enfermedades oportunistas. Las personas con SIDA pueden tener una carga viral elevada y existe más probabilidad de que puedan transmitir la infección.



  

Transmisión del VIH a otra persona

Solamente se puede adquirir o transmitir el VIH a través de determinadas actividades. Lo más común es que las personas lo adquieran o transmitan a través de sus comportamientos sexuales o el uso de jeringas o agujas.

Solamente ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido pre eyaculatorio, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna— de una persona que tiene el VIH pueden transmitir el virus.

En El Salvador, el VIH se transmite principalmente por:

  • Tener relaciones sexuales anales, vaginales sin usar correcta y constantemente condón con una persona con VIH que no toma adecuadamente sus medicamentos para tratar VIH.
    • Para el integrante de la pareja VIH negativo, el sexo anal receptivo (pasivo) es el comportamiento sexual de más alto riesgo, pero también puede adquirir el VIH a través del sexo anal insertivo (activo).
    • Tanto el hombre como la mujer pueden adquirir el VIH a través del sexo vaginal, aunque es menos riesgoso que el sexo anal receptivo.
  • Con menor frecuencia, el VIH se puede transmitir:
    • De madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna. El riesgo puede ser elevado si la madre con VIH no está tomando medicamentos; sin embargo, las recomendaciones de hacerles la prueba a todas las mujeres embarazadas y de iniciar el tratamiento contra el VIH inmediatamente han reducido la cantidad de bebés que nacen con esta infección.
    • Compartir con una persona VIH positiva las agujas o jeringas, que se usan para preparar las drogas inyectables.
    • Pincharse con una aguja o con otro objeto cortopunzante contaminado con el VIH. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de la salud.
  • En casos extremadamente raros, el VIH se ha transmitido de las siguientes maneras:
    • El sexo oral, o sea, poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus). Por lo general, el riesgo de adquirir el VIH a través del sexo oral es muy bajo o nulo. Pero, aunque sea extremadamente raro, en teoría es posible transmitir el VIH durante el sexo oral si un hombre VIH positivo eyacula dentro de la boca de su pareja. Para obtener más información sobre cómo reducir su riesgo, consulte la sección de cómo prevenir el VIH.
    • Recibir transfusiones de sangre, productos de sangre o trasplantes de tejidos u órganos que estén infectados con el VIH. Esto era más común cuando primero apareció el VIH, pero ahora el riesgo es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace a la sangre, los órganos y los tejidos donados.
    • El contacto entre sangre o líquidos corporales infectados con VIH con heridas o membranas mucosas.
¿Qué tan bien sobrevive el VIH fuera del cuerpo?

El VIH no sobrevive mucho fuera del cuerpo humano (por ejemplo, en las superficies) y no se puede reproducir fuera de un anfitrión humano. No se transmite a través de lo siguiente:

  • Los mosquitos, las garrapatas u otros insectos.
  • La saliva, las lágrimas o el sudor que no esté mezclado con la sangre de una persona VIH positiva.
  • Darle un abrazo, darle la mano, compartir el inodoro, compartir platos, o darle un beso a una persona con VIH.
  • Otras prácticas sexuales que no incluyan el intercambio de líquidos corporales (por ejemplo, tocarse).
¿Puedo adquirir el VIH mediante relaciones anales?

Sí. De hecho, el sexo anal es la práctica sexual de más riesgo para la adquisición o transmisión del VIH.

El VIH se puede encontrar en ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido pre eyaculatorio o las secreciones rectales— de las personas que tienen el VIH.

Aunque el sexo anal receptivo (rol pasivo) es mucho más riesgoso para adquirir el VIH que el sexo anal insertivo (rol activo), es posible que cualquiera de las personas en la pareja (la activa o la pasiva) adquiera el VIH.

El riesgo para la persona con el rol pasivo es muy alto porque el recubrimiento del recto es delgado y puede permitir que el VIH entre al cuerpo durante las relaciones sexuales anales.

La persona con el rol activo también está en riesgo porque el VIH puede entrar al cuerpo por el orificio que se encuentra en la punta del pene (uretra), el prepucio (si el pene no está circuncidado) o los pequeños cortes y rasguños, o las llagas abiertas que tenga en cualquier parte del pene.

¿Puedo adquirir el VIH mediante relaciones sexuales vaginales?

Sí. Tanto el hombre como la mujer pueden adquirir el VIH a través del sexo vaginal.

Cuando una mujer tiene relaciones sexuales vaginales con una persona con VIH, el virus puede entrar al cuerpo a través de las membranas mucosas que recubren la vagina y el cuello uterino.

La mayoría de las mujeres que adquieren el VIH, es a través de las relaciones sexuales vaginales.

Los hombres también pueden adquirir el VIH al tener relaciones sexuales vaginales con una mujer con VIH. Esto se debe a que las secreciones vaginales y la sangre tienen alta carga del virus.

Los hombres adquieren el VIH a través del orificio que se encuentra en la punta del pene (uretra), el prepucio (si no están circuncidados) o los pequeños cortes y rasguños, o las llagas abiertas que tengan en cualquier parte del pene.

¿Puedo adquirir el VIH mediante las relaciones sexuales orales?

Para las personas sin VIH, las probabilidades de adquirir el VIH a través de las relaciones sexuales orales con una persona con VIH son extremadamente bajas.

El sexo oral implica poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus). Por lo general, el riesgo de adquirir o transmitir el VIH a través del sexo oral es muy bajo o nulo.

Los factores que podrían aumentar el riesgo de transmitir el VIH a través del sexo oral son eyacular en la boca con úlceras orales, encías sangrantes, llagas genitales, y la presencia de otras infecciones de transmisión sexual (ITS) que podrían ser visibles o no.

Puede adquirir otras infecciones de transmisión sexual a través de las relaciones sexuales orales. Además, puede adquirir hepatitis A y B, parásitos como la Giardia, y bacterias como las de Shigella, Salmonella, Campylobacter y E. coli., si le entran heces en la boca durante el anilingus.

¿Existe alguna relación entre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual?

Sí. Tener otra Infección de Transmisión Sexual (ITS) puede aumentar el riesgo de adquirir o transmitir el VIH.

Si usted tiene otra ITS, tiene más probabilidades de adquirir o transmitir el VIH.

Algunas de las ITS más comunes son la gonorrea, la clamidia, la sífilis, la tricomoniasis, el virus del papiloma humano (VPH), el herpes genital y la hepatitis.

La única manera de saber con certeza si tiene una ITS es hacerse una prueba.

Si es sexualmente activo, usted y sus parejas deben hacerse una prueba de ITS regularmente (incluso la del VIH si es VIH negativo), aunque no tengan síntomas.

Si es VIH negativo, pero tiene una ITS, sus probabilidades de adquirir el VIH a través de las relaciones sexuales sin protección con una persona con VIH son 3 veces más altas.

Tener una ITS puede aumentar sus probabilidades de adquirir el VIH de dos maneras: si la ITS causa irritación en la piel (como lo hace la sífilis, el herpes o el virus del papiloma humano), estos cortes o llagas podrían facilitar la entrada del VIH al cuerpo durante el contacto sexual.

Incluso las ITS que no producen cortes o llagas abiertas (como la clamidia, la gonorrea o la tricomoniasis) pueden aumentar el riesgo porque causan inflamación, lo cual aumenta la cantidad de células que pueden servir de objetivo para el VIH.

Si usted es una persona con VIH y tiene otra ITS, sus probabilidades de transmitir el VIH a través del contacto sexual son aproximadamente 3 veces más altas que si no tuviera la ITS. Esto parece suceder porque hay una concentración más alta de VIH en el semen y en las secreciones genitales de las personas con VIH que también están infectadas con otra ITS.

¿Puedo adquirir el VIH de alguien que vive con el virus pero tiene una carga no detectable?

Sí. A pesar de que tener una carga viral no detectable reduce las probabilidades de que se transmita el VIH a una pareja, todavía existe cierto riesgo.

La carga viral es la cantidad de VIH en la sangre. Una carga viral no detectable es cuando la cantidad del VIH en la sangre es tan baja que no se puede medir.

Los antirretrovirales (ARVs) reducen la carga viral, idealmente a un nivel no detectable cuando se toman los medicamentos de manera constante y correcta. Una persona con VIH todavía puede infectar a su pareja, aun cuando tenga una carga viral no detectable, debido a que:

  • El VIH todavía se puede detectar en las secreciones genitales (p. ej., semen, flujo vaginal). La prueba de carga viral solo mide el virus presente en la sangre.
  • La carga viral de una persona puede aumentar de una prueba a otra. Cuando esto sucede, tiene más probabilidades de transmitir el VIH a sus parejas sexuales.

Las ITS aumentan la carga viral en las secreciones genitales.

¿Puedo adquirir el VIH por inyectarme drogas?

Sí. Su riesgo de adquirir el VIH es muy alto si usted usa las agujas u otros implementos (como los recipientes para mezclar las drogas) que haya usado otra persona con VIH.

Las personas que se inyectan drogas, hormonas, esteroides o silicona pueden adquirir el VIH por compartir agujas o jeringas y otros implementos para la inyección. Estas agujas e implementos pueden tener sangre de otra persona, y la sangre puede transmitir el VIH.

De la misma manera, se pone en riesgo de adquirir hepatitis B y C si comparte las agujas y los implementos porque estas infecciones también se transmiten a través de la sangre.

Otro motivo por el cual las personas que se inyectan drogas pueden adquirir el VIH (y otras infecciones de transmisión sexual) es que cuando las personas están drogadas, es más probable que tengan relaciones sexuales riesgosas.

Dejar de inyectarse o de consumir otras drogas puede reducir mucho sus probabilidades de adquirir el VIH. Quizás necesite ayuda para dejar de consumir drogas o para consumir menos, pero hay muchos recursos disponibles.

¿Puedo adquirir el VIH por usar otros tipos de drogas?

Cuando usted está borracho o drogado, es más probable que tome decisiones que lo pongan en riesgo de adquirir el VIH como, por ejemplo, tener relaciones sexuales sin condón. Consultar a salud mental (cuáles son las más frecuentes no inyectables en el país).

Si toma alcohol, especialmente en exceso, y consume “drogas de diseño” como éxtasis, quetamina, GHB o inhalantes (o poppers), esto puede afectar su juicio, reducir sus inhibiciones y alterar las decisiones que tome con relación al sexo o al consumo de otras drogas. Hace que sea más probable que tenga relaciones de riesgo, que tenga dificultad para usar los condones de la manera correcta en cada relación sexual, que tenga más parejas sexuales o que consuma otras drogas, como drogas inyectables o metanfetaminas.

Esos comportamientos pueden aumentar su riesgo de exposición al VIH. Si usted tiene VIH, también pueden aumentar el riesgo de transmitir el VIH a otras personas. Estar borracho o drogado afecta su capacidad de tomar decisiones seguras.

Si va a ir a una fiesta, o a otro lugar donde sabe que beberá o consumirá drogas, puede llevar un condón para reducir su riesgo en caso de que tenga relaciones sexuales.

Hay terapias, medicamentos y otros métodos disponibles para ayudarlo a dejar de consumir alcohol o drogas, o a reducir la cantidad que consume. Consulte con un consejero, un médico u otro proveedor de atención médica sobre las opciones que podrían ser adecuadas para usted.

Si ya tengo VIH, ¿puedo adquirir otro tipo de VIH?
Sí. A esto se lo llama superinfección por el VIH.

La superinfección por el VIH ocurre cuando una persona con VIH se infecta con otra cepa del virus. La cepa nueva del VIH puede reemplazar la cepa original o permanecer a la par de la primera.

Los efectos de la superinfección varían de una persona a otra. La superinfección puede hacer que algunas personas se enfermen más rápido porque se infectan con una cepa nueva del virus que es resistente a los medicamentos antirretrovirales que toman para tratar su infección inicial.

Los trabajadores de salud, ¿están en riesgo de adquirir el VIH en su trabajo?
Para los trabajadores de la salud, el riesgo de exposición al VIH en el trabajo (exposición ocupacional) es muy bajo, especialmente si toman medidas de protección y usan equipos de protección personal para prevenir tanto el VIH como las otras infecciones que se transmiten por la sangre.

El principal riesgo de transmisión del VIH que tienen los trabajadores de la salud en el trabajo es pincharse con una aguja o con un objeto cortopunzante contaminado con VIH. Sin embargo, incluso este riesgo es pequeño. Los científicos estiman que el riesgo de infección por el VIH por pincharse con una aguja que se usó en una persona infectada por el VIH es de menos de 1%.

¿Puedo adquirir el VIH por recibir atención médica?
Aunque es posible que ocurra la transmisión del VIH en los entornos de atención médica, es extremadamente raro.

La cuidadosa práctica de control de infecciones, que incluye precauciones universales (tomar medidas de protección y usar equipos de protección personal para prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sanguínea), protege tanto a los pacientes como a los proveedores de atención médica contra la posible transmisión del VIH en los consultorios médicos, dentales y en los hospitales.

El riesgo de adquirir el VIH por recibir una transfusión de sangre, productos de sangre o un trasplante de órganos o tejidos contaminados con el VIH es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace a la sangre, los órganos y los tejidos donados.

Es importante saber que usted no puede adquirir el VIH por donar sangre. Los procedimientos de extracción de sangre están altamente regulados y son muy seguros.

¿Puedo adquirir el VIH por el contacto casual con una persona infectada (darle un beso, la mano o un abrazo, usar el mismo inodoro, beber del mismo vaso) o por el estornudo o la tos de una persona infectada?
No. El VIH no se transmite de ninguna de estas maneras:

  • Al darle un abrazo, darle la mano, usar el mismo inodoro, compartir platos o darle besos a una persona con VIH.
  • A través de la saliva, las lágrimas o el sudor que no esté mezclado con la sangre de una persona con VIH.
  • A través de los mosquitos, las garrapatas y otros insectos chupadores de sangre.
  • A través del aire.
¿Puedo adquirir el VIH por hacerme un tatuaje o hacerme perforaciones en el cuerpo?
No se conocen casos de personas que hayan adquirido el VIH de esta manera. Sin embargo, se puede adquirir el VIH de las agujas u otros equipos para tatuajes o perforaciones que se vuelvan a usar o que no se esterilicen adecuadamente, o de la tinta contaminada.

Se puede adquirir el VIH por hacerse tatuajes o perforaciones corporales si los equipos que se usan para estos procedimientos contienen sangre de otra persona o si se comparte la tinta.

El riesgo de adquirir el VIH de esta manera es muy bajo, pero aumenta cuando la persona que hace el procedimiento no cuenta con la autorización debida porque existe la posibilidad de que realice prácticas no higiénicas, como compartir las agujas o la tinta.

Si se hace un tatuaje o una perforación corporal, asegúrese de que la persona que haga el procedimiento cuente con la autorización debida y que solamente use agujas, tinta y demás artículos nuevos o esterilizados.

¿Puedo adquirir el VIH por los mosquitos?
No. El VIH no se transmite por los mosquitos, las garrapatas ni ningún otro insecto.
¿Están en riesgo de adquirir el VIH las lesbianas o las mujeres que tienen relaciones sexuales con otras mujeres?
Los informes de casos de transmisión del VIH de mujer a mujer son muy infrecuentes. Sin embargo se recomienda que las mujeres que tienen sexo con otras mujeres utilicen correctamente el condón en todas sus prácticas sexuales para disminuir el riesgo de transmisión de ITS, incluido el VIH.
¿El riesgo de adquirir el VIH es diferente para las diferentes personas?
Algunos grupos de personas tienen más probabilidades de adquirir el VIH que otros debido a muchos factores, entre ellos, si sus parejas sexuales tienen el VIH, sus comportamientos de riesgo y el lugar donde viven.

Cuando se vive en una comunidad en la que muchas personas tienen la infección por el VIH, las probabilidades de tener relaciones sexuales o de compartir agujas u otros implementos de inyección con una persona que tiene el VIH son más altas.

Los comportamientos riesgosos, como tener relaciones sexuales anales o vaginales sin usar condón, no tomar medicamentos para prevenir o tratar el VIH y compartir agujas o jeringas, tienen un rol importante en la transmisión del VIH.

El sexo anal es el comportamiento sexual de más alto riesgo.

Si usted no tiene el VIH, ser el integrante de la pareja receptivo (pasivo) en las relaciones sexuales anales es la actividad sexual de más alto riesgo en cuanto al contagio del VIH.

Si usted sí tiene el VIH, ser el integrante de la pareja insertivo (activo) en las relaciones sexuales anales es la actividad sexual de más alto riesgo en cuanto a la transmisión del VIH.

Sin embargo, en la actualidad existen más herramientas que nunca para prevenir el VIH. Elegir comportamientos sexuales menos riesgosos, tomar medicamentos para prevenir y tratar el VIH, y usar condones con lubricante son todas maneras altamente eficaces de reducir el riesgo de adquirir o transmitir el VIH. Infórmese más sobre estas y otras estrategias para prevenir el VIH.



  

Prevención del VIH

En la actualidad, existen más herramientas que nunca para prevenir el VIH. Además de limitar la cantidad de parejas sexuales, no compartir nunca jeringas y usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales.

¿Cómo puedo prevenir adquirir el VIH a través de las relaciones sexuales anales o vaginales?
Use condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales, adopte comportamientos sexuales menos riesgosos, hágase la prueba para detectar otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y limite la cantidad de parejas sexuales que tiene. Mientras más de estas medidas tome, más seguro puede estar.

Específicamente, usted puede:

  • Usar condón y lubricante a base de agua de manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales y en cada práctica sexual (anal, vaginal u oral).
  • Reducir la cantidad de parejas sexuales. Esto puede disminuir sus probabilidades de tener una pareja sexual que le transmita el VIH a usted. Mientras más parejas tenga, mayor será la probabilidad de que tenga una pareja con VIH cuya carga viral no esté indetectable o que tenga una infección de transmisión sexual. Estos dos factores pueden aumentar el riesgo de transmisión del VIH.
  • Hágase la prueba para detectar otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y si fuera necesario obtenga tratamiento, y aliente a sus parejas a que hagan lo mismo. Si es sexualmente activo, hágase la prueba al menos una vez al año. Tener otras infecciones de transmisión sexual aumenta el riesgo de adquirir o transmitir el VIH y pueden tener consecuencias a largo plazo en la salud; por lo que se le recomienda asistir al servicio de salud más cercano.
  • Si usted es VIH negativo y su pareja es VIH positiva, aliéntela a buscar y mantenerse en tratamiento. Si se toman de la manera correcta, todos los días, los medicamentos para tratar el VIH (ARVs) reducen la carga viral que tiene en la sangre y en otras partes del cuerpo a niveles muy bajos. Tener carga viral indetectable es bueno para la salud general de las personas VIH positivas y reduce significativamente las probabilidades de transmitirle el virus a la pareja.
  • Elija prácticas sexuales menos riesgosas. El VIH se propaga principalmente al tener relaciones sexuales anales o vaginales sin condón con una persona con VIH que no toma adecuadamente sus medicamentos para tratar VIH.

Las practicas erotizadas (besos, caricias, masturbación) no conllevan un riesgo de transmisión del VIH.

¿Qué tan bien previenen los condones el VIH?
Si los usa de la manera correcta cada vez que tiene relaciones sexuales, los condones son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH. Pero es importante educarse acerca de cómo usarlos de la manera correcta.

Los condones también pueden ayudar a prevenir otras infecciones de transmisión sexual (ITS) que se transmiten mediante los líquidos corporales, como la gonorrea y la clamidia. Sin embargo, proporcionan menos protección contra las ITS que se propagan a través del contacto con la piel, como el virus del papiloma humano o VPH (verrugas genitales), el herpes genital y la sífilis.

Hay dos tipos principales de condones: los masculinos y los femeninos.

Los condones masculinos

  • Los condones masculinos son fundas delgadas de látex que cubren el pene durante las relaciones sexuales.
  • Los condones de látex son los que proporcionan la mejor protección contra el VIH. Para las personas con alergia al látex, los condones de poliuretano (plástico) o poliisopreno (caucho sintético) son buenas opciones; sin embargo, los condones de plástico se rompen más frecuentemente que los de látex.

Los condones femeninos

  • Los condones femeninos son fundas delgadas hechas de un producto de látex sintético llamado nitrilo. Están diseñados para que los use la mujer en la vagina durante las relaciones sexuales.
  • Cuando se usan en la vagina, los condones femeninos son comparables con los condones masculinos en cuanto a la prevención del VIH, otras ITS y el embarazo. En la actualidad no sabemos qué tan bien funcionan los condones femeninos para prevenir el VIH y otras ITS cuando son usados por hombres o mujeres en las relaciones sexuales anales. Lo que sí sabemos es que el VIH no puede atravesar la barrera de nitrilo.

Lubricante a base de agua

  • Use lubricantes a base de agua para reducir las probabilidades de que el condón se rompa o se salga durante la relación sexual. No use lubricantes a base de aceite (como la vaselina, la grasa vegetal, el aceite mineral, los aceites para masajes, las cremas para el cuerpo o el aceite de cocina) con los condones de látex porque pueden debilitarlo y hacer que se rompa.

Los lubricantes a base de agua son seguros para usar con todos los condones.

¿La circuncisión masculina puede prevenir el VIH?
Los hombres circuncidados tienen menos probabilidades que los no circuncidados de adquirir el VIH de una pareja femenina VIH positiva, pero la circuncisión no reduce su riesgo tanto como otras opciones de prevención.

No hay evidencia de que la circuncisión masculina reduzca el riesgo de adquirir el VIH para las mujeres y la evidencia sobre los beneficios de la circuncisión entre los hombres homosexuales y bisexuales no es concluyente.

Los hombres circuncidados deben tomar otras medidas, como usar condones de manera correcta cada vez que tienen relaciones sexuales, a fin de reducir más su riesgo de adquirir el VIH o para proteger a sus parejas.

¿Puedo vacunarme para prevenir el VIH?
No. En la actualidad no hay una vacuna que prevenga la infección por el VIH ni que trate a las personas infectadas.

Si tengo VIH, ¿cómo puedo prevenir transmitírselo a otras personas?
Hay muchas medidas que puede tomar para reducir el riesgo de transmitirle el VIH a su pareja. Cuantas más medidas tome, más seguro puede estar.

  • Lo más importante que puede hacer es tomar medicamentos para tratar la infección por el VIH (antirretrovirales o ARVs) de la manera correcta, todos los días. Estos medicamentos reducen la cantidad de virus (carga viral) que tiene en la sangre y en los líquidos corporales. Pueden mantenerlo saludable por muchos años, y reducir sustancialmente las probabilidades de transmitir el VIH a sus parejas si usted tiene una carga viral muy baja o indetectable.
  • Use condones en forma correcta cada vez que tenga relaciones sexuales.
  • Elija prácticas sexuales menos riesgosas. Las relaciones sexuales anales son la actividad sexual de mayor riesgo para la transmisión del VIH. Si su pareja es VIH negativa, es menos riesgoso si ella es la persona insertiva (activa) en las relaciones sexuales anales y usted es la receptiva (pasiva).
  • Las relaciones sexuales orales son mucho menos riesgosas que las relaciones sexuales anales o vaginales. Las actividades sexuales que no involucren el contacto con líquidos corporales (semen, secreciones vaginales o sangre) no conllevan un riesgo de transmisión del VIH.
  • Si usted se inyecta drogas, no comparta nunca las agujas ni los implementos con nadie.
  • Hágase la prueba para detectar otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y si fuera necesario obtenga tratamiento y aliente a sus parejas a que hagan lo mismo.
  • Si es sexualmente activo, hágase la prueba de VIH al menos una vez al año.
  • Las ITS pueden tener consecuencias a largo plazo en la salud. También pueden aumentar el riesgo de adquirir o transmitir el VIH. Encuentre un sitio de pruebas de ITS. También aliente a sus parejas VIH negativas a que se hagan la prueba del VIH para que estén seguras de su diagnóstico.
¿Cómo puedo prevenir adquirir el VIH al consumir drogas?
Dejar de inyectarse o de consumir otras drogas puede reducir mucho sus probabilidades de adquirir o transmitir el VIH. Si se sigue inyectando drogas, use solamente agujas e implementos estériles. Nunca comparta las agujas ni los implementos.Si usa una aguja o los implementos que usó una persona con VIH, se pone en riesgo muy alto de adquirirlo. Además, cuando las personas están drogadas, tienen más probabilidades de tener relaciones sexuales riesgosas, lo cual aumenta sus probabilidades de adquirir o el transmitir el VIH. La mejor manera de reducir su riesgo de adquirir el VIH es dejar de consumir drogas. Quizás necesite ayuda para dejar de consumir drogas o para consumir menos; hay muchos recursos disponibles. Hable con un consejero, un médico u otro proveedor de atención médica sobre el tratamiento para el abuso de sustancias. (Consultar con salud mental)Si se sigue inyectando drogas, estas son algunas cosas que puede hacer para reducir el riesgo de adquirir VIH y otras infecciones: (consultar este apartado)

  • Use únicamente agujas e implementos nuevos estériles cada vez que se inyecte.
  • Nunca comparta las agujas ni los implementos.
  • Limpie las agujas usadas con cloro solamente cuando no pueda conseguir nuevas. Limpiarlas con cloro puede reducir el riesgo de infección por el VIH, pero no lo elimina.
  • Use agua esterilizada para preparar las drogas.
  • Límpiese la piel con una gaza nueva mojada en alcohol antes de inyectarse.
  • Tenga cuidado de no ensuciarse las manos, ni de ensuciar la aguja o los implementos con la sangre de otra persona.
  • Deseche las agujas de manera segura después de un solo uso. Use un recipiente para objetos cortopunzantes o mantenga las agujas usadas lejos de las demás personas.
  • Hágase la prueba del VIH por lo menos una vez al año.
  • No tenga relaciones sexuales si está drogado. Pero si tiene relaciones sexuales, use condón de la manera correcta cada vez.
¿Cómo puedo prevenir transmitirle el VIH a mi bebe?
Si tiene VIH, lo más importante que puede hacer es tomar medicamentos para tratar la infección por el VIH (antirretrovirales o ARVs) de la manera correcta, todos los días.

Si está embarazada, hable con su proveedor de atención médica acerca para hacerse la prueba del VIH y de otras maneras de prevenir que usted o su bebé adquiera el VIH.

A las embarazadas se les debe hacer la prueba del VIH nuevamente en el tercer trimestre si tienen comportamientos que las ponen en riesgo de adquirirlo.

Si es VIH negativa, pero su pareja es VIH positiva y está considerando quedar embarazada, hable con su médico sobre las opciones para ayudarla a prevenir adquirir el VIH. Aliente a su pareja a tomar medicamentos para tratar el VIH (ARVs), los cuales reducen significativamente las probabilidades de que le transmita el virus.

Si usted recibe tratamiento para el VIH desde principios del embarazo, el riesgo de que le transmita el VIH al bebé puede ser del 2% o menos.

Después del parto, puede evitar transmitirle el VIH al bebé si no lo amamanta, ya que la leche materna contiene VIH.



  

¿Cómo se si tengo VIH?

La única forma de saber con seguridad si tiene el VIH es hacerse la prueba. Es importante que sepa si tiene el VIH porque eso le servirá para tomar decisiones saludables para prevenir adquirir o transmitirlo.

Prueba de VIH
La única forma de saber con seguridad si tiene el VIH es hacerse la prueba. En esta sección se responden algunas de las preguntas más comunes con relación a las pruebas del VIH, como las que tratan sobre los tipos de pruebas que hay disponibles, los lugares donde se pueden hacer y qué esperar cuando se la haga.

¿Debo hacerme la prueba de VIH?
Los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y 64 años de edad se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina.

Las personas con ciertos factores de riesgo se deben hacer la prueba con más frecuencia. Si usted era VIH negativo la última vez que se hizo la prueba y responde “sí” a cualquiera de las siguientes preguntas, debe hacerse una prueba del VIH porque estas cosas aumentan sus probabilidades de adquirir el VIH:

  • ¿Es hombre y ha tenido relaciones sexuales con otro hombre?
  • ¿Ha tenido relaciones sexuales —anales o vaginales— con una persona VIH positiva?
  • ¿Ha tenido más de una pareja sexual desde que se hizo su última prueba del VIH?
  • ¿Se ha inyectado drogas o compartido las agujas o los implementos (por ejemplo, el agua o el algodón) con otras personas?
  • ¿Ha intercambiado sexo por drogas o dinero?
  • ¿Ha recibido un diagnóstico o buscó tratamiento por otra enfermedad de transmisión sexual
  • ¿Le han diagnosticado hepatitis o tuberculosis, o ha recibido tratamiento para esas enfermedades?
  • ¿Ha tenido relaciones sexuales con otra persona que podría responder “sí” a cualquiera de las preguntas anteriores, o cuyos antecedentes sexuales no conoce?

Debe hacerse la prueba al menos una vez al año si sigue haciendo cualquiera de estas cosas. Los hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos podrían beneficiarse de hacerse la prueba más frecuentemente (p. ej., cada 3 a 6 meses).

Si está embarazada, hable con su proveedor de atención médica acerca de hacerse la prueba del VIH y de otras maneras de protegerse y de proteger a su bebé de adquirir el VIH. Asimismo, las personas que sean víctimas de agresión sexual se deben hacer una prueba lo antes posible después del asalto, y deben considerar la profilaxis post exposición (PEP), o sea, tomar medicamentos antirretrovirales después de haber estado potencialmente expuestas al VIH, a fin de prevenir infectarse.

Antes de tener una relación sexual por primera vez con una pareja nueva, usted y esa persona deberían hablar sobre sus historiales sexuales y de consumo de drogas, decirse si tienen el VIH y considerar hacerse la prueba y obtener los resultados.

¿Porqué me puede ayudar la prueba?
Hacerse la prueba puede brindarle importante información y puede ayudarle a que usted y los demás se mantengan seguros. Por ejemplo:

  • Saber si tiene o no el VIH puede brindarle tranquilidad, y hacerse la prueba es la única forma de saberlo con seguridad.
  • Si usted y su pareja saben que tienen o no el VIH, pueden tomar decisiones informadas sobre sus conductas sexuales y la forma de mantenerse protegidos.
  • Si usted está embarazada o planea quedar embarazada, saber si tiene o no el VIH puede ayudarla a proteger a su bebé para que no contraiga la infección.
  • Si se entera de que tiene el VIH, usted puede comenzar a tomar medicamentos antiretrovirales (ARVs). Recibir tratamiento para el VIH mejora su salud, prolonga su vida y reduce significativamente su probabilidad de propagar el VIH a otras personas.
  • Si usted sabe que tiene VIH, puede tomar medidas para evitar que sus parejas sexuales se infecten.

No creo que yo tenga riesgo alto. ¿Por qué debo hacerme la prueba?
Algunas de las personas que obtienen resultados positivos a la prueba del VIH no estaban conscientes de su riesgo. Es por esa razón que los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y los 64 años de edad se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina.

Aunque usted esté en una relación monógama (en la que tanto usted como su pareja tienen relaciones sexuales solamente con el otro), debería averiguar de manera cierta si usted o su pareja tienen el VIH.

Consulte ¿Debo hacerme la prueba del VIH? para obtener más información sobre quiénes están en riesgo alto de adquirir el VIH y deberían hacerse la prueba más frecuentemente.

Estoy embarazada. ¿Por qué tengo que hacerme la prueba?
Se les debe hacer la prueba de detección del VIH a todas las mujeres embarazadas para que puedan comenzar el tratamiento si fueran VIH positivas.

Si una mujer recibe tratamiento contra el VIH desde principios del embarazo, el riesgo de que le transmita el VIH al bebé puede ser muy bajo. Las pruebas del VIH en las mujeres embarazadas y el tratamiento de aquellas que están infectadas han llevado a una gran reducción en la cantidad de niños que contraen la infección por el VIH de sus madres.

El tratamiento es más eficaz para prevenir la transmisión del VIH al bebé si se inicia lo antes posible durante el embarazo. Sin embargo, comenzar el tratamiento preventivo, aunque sea durante el trabajo de parto o poco después del nacimiento del bebé, proporciona importantes beneficios de salud.

¿Cuando debo hacerme la prueba?
El sistema inmunitario por lo general tarda entre 3 y 8 semanas para producir anticuerpos contra el VIH, sin embargo las pruebas difieren en qué tan pronto pueden detectar los anticuerpos. Si bien la mayoría de las pruebas del VIH buscan detectar estos anticuerpos, algunas buscan el virus mismo. El periodo posterior a la infección, pero antes de que la prueba pueda dar resultados positivos se conoce como periodo de ventana.

Para decidir el momento de realizar la prueba deben tenerse en cuenta el momento en que hubo exposición al virus y la prueba que se utilizará. Puede preguntarle a su proveedor de atención médica sobre el periodo de ventana apropiado para la prueba del VIH que se hará.

Algunas personas tendrán un periodo de ventana más largo que otras, por lo tanto, si tiene un resultado negativo a la prueba de anticuerpos en los primeros 3 meses después de una posible exposición, usted deberá repetirla después de los 3 meses. El noventa y siete por ciento de las personas desarrollará anticuerpos en los primeros 3 meses después de ser infectados. En casos muy poco comunes, puede tomar hasta 6 meses producir los anticuerpos contra el VIH.

¿Donde puedo hacerme la prueba?
En muchos lugares se puede solicitar la prueba para la infección del VIH. Es importante buscar un lugar que también proporcione consejería relacionada con el VIH, Entre los lugares se incluyen:

  • Unidades Comunitarias de Salud, la prueba es gratis.
  • Hospitales Nacionales, la prueba es gratis.
  • Establecimientos del Institutos del Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), la prueba es gratis.

¿Qué significa tener un resultado negativo?
Tener un resultado negativo no significa necesariamente que usted no tenga el VIH. Eso se debe al periodo de ventana, o sea, el tiempo entre el momento en que una persona se infecta con el VIH y el momento en que las pruebas lo pueden detectar con precisión.

El periodo de ventana varía de una persona a otra, y también según el tipo de prueba del VIH que se use. (Consulte Si creo que he estado expuesto al VIH, ¿después de cuánto tiempo me debo hacer la prueba?).

Pregúntele a su proveedor de atención médica sobre el periodo de ventana para la prueba que se hará. Si usa una prueba para hacerse en el hogar, puede obtener esa información de los materiales que se incluyen en el paquete de la prueba.

Si se hace una prueba del VIH dentro de los 3 meses de haber tenido una posible exposición al VIH y el resultado es negativo, vuelva a hacerse la prueba 3 meses después para estar seguro.

Si se enteró de que era VIH negativo la última vez que se hizo la prueba, solo puede estar seguro de que sigue siendo negativo si no ha tenido ninguna posible exposición al VIH desde entonces. Si usted es sexualmente activo, siga tomando medidas para prevenir el VIH, como usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales y tomar medicamentos para prevenir el VIH si está en alto riesgo.

Si obtengo un resultado negativo, ¿eso significa que mi pareja también es VIH negativa?
No, el resultado de su prueba del VIH solo revela si usted tiene o no el VIH. El VIH no se transmite necesariamente cada vez que tiene relaciones sexuales. Por lo tanto, haciéndose usted la prueba del VIH no es la manera de saber si su pareja está infectada.

Pregúntele a su pareja si él o ella se ha hecho una prueba del VIH y sobre sus conductas de riesgo, tanto del presente como del pasado. Consideren hacerse la prueba juntos.

¿Qué significa un resultado positivo?
Si se realizó una prueba de detección rápida, el establecimiento coordinará una prueba de seguimiento para asegurarse de que el resultado fue correcto.

Mientras más pronto tome medidas para proteger su salud, mejor será.

El tratamiento temprano con medicamentos antirretrovirales y un estilo de vida saludable pueden ayudarlo a mantenerse bien. Una atención médica rápida puede retrasar la aparición del SIDA y evitar ciertas enfermedades que pueden poner en riesgo su vida.

Hay algunas medidas importantes que puede tomar de inmediato para proteger su salud:

Se hará una prueba de seguimiento. Si la prueba de seguimiento también da positivo, significa que usted tiene el VIH.

Es importante que comience la atención médica y el tratamiento contra el VIH tan pronto como reciba el diagnóstico.

Los medicamentos antirretrovirales o ARVs (se recomienda para todas las personas que tengan el VIH, independientemente de la cantidad de tiempo que hayan tenido el virus o de lo saludables que estén.

Los ARVs reduce la evolución del VIH y ayuda a proteger el sistema inmunitario. Si toma los medicamentos de la manera correcta, todos los días, pueden mantenerlo saludable por muchos años y reducir sustancialmente las probabilidades de que les transmita el VIH a sus parejas sexuales.

Para reducir el riesgo de transmitir el VIH:

  • Tome medicamentos para tratar el VIH (ARVs) de la manera correcta, todos los días.
  • Use condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales.
  • Hágase la prueba y reciba tratamiento para las ITS y anime a su pareja a hacer lo mismo.

Recibir un diagnóstico de VIH es algo que puede cambiar su vida. Puede hacer surgir muchas emociones: tristeza, desesperanza e incluso enojo. Los proveedores de atención médica y los proveedores de servicios sociales aliados, que con frecuencia se encuentran en el consultorio de su proveedor médico, tendrán las herramientas para ayudarlo a superar las etapas que le siguen al diagnóstico y a comenzar a manejar la infección.

Hablar con otras personas que tienen el VIH también podría resultarle útil. Busque un grupo de apoyo local. Infórmese sobre cómo otras personas con el VIH manejaron su diagnóstico.

Si los resultados me dan positivos para el VIH, ¿significa que tengo SIDA?
No. Tener el VIH no significa que tenga SIDA. El SIDA es la etapa más avanzada de la enfermedad del VIH. El VIH puede llevar al SIDA si no se trata.

¿Otras personas conocerán los resultados de mis pruebas?
Si se hace una prueba de VIH los resultados serán parte de su registro médico, pero todavía estarán protegidos por la “Ley de prevención y control de la infección provocada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana” la que garantiza la confidencialidad de los resultados y no se pueden divulgar sin su permiso a ninguna otra persona o entidad.

¿Debo compartir con otras personas mis resultados positivos?
Es importante que comparta los resultados con sus parejas sexuales. La decisión de compartirlos con los demás es suya.

Sus parejas
Es importante que les diga a sus parejas sexuales si tiene el VIH aunque sea incómodo hacerlo. Comunicarse con su pareja sobre si usted o ella tienen el VIH significa que podrán tomar medidas para mantenerse saludables los dos.

Hay muchos recursos que pueden ayudarlo a aprender formas de decirle a sus parejas que tiene el VIH. Para obtener consejos sobre cómo iniciar la conversación con sus parejas, vea la campaña Inicia la conversación ( https://www.cdc.gov/actagainstaids/spanish/campaigns/starttalking/index.html ) de los CDC.

Los integrantes del Sistema Nacional de Salud y los prestadores privados deben desarrollar las medidas y acciones para sensibilizar a las personas con VIH, que les permitan tener relaciones sexuales más seguras y su responsabilidad ética en revelar su estado serológico por seguridad a su pareja.

Las instituciones desarrollarán la consejería para orientar sobre la importancia de revelar su condición a su pareja y para la utilización correcta de los métodos de barrera.

Toda persona que haya sido notificada de su condición serológica está obligada a comunicarle tal situación a su pareja ya sea permanente o eventual.

Personal de salud
Es obligación de toda persona viviendo con VIH, informar sobre su condición al personal de salud que le atienda.

La misma obligación, tendrán los familiares o allegados en caso de que la persona con VIH no estuviere en capacidad de informarlo.

Familiares y amigos
En la mayoría de los casos, sus familiares y amigos no conocerán los resultados de su prueba ni si tiene o no el VIH a menos que usted se los diga. Aunque decirle a su familia que usted tiene el VIH puede parecer difícil, usted debe saber que dar esta información en realidad tiene muchos beneficios. Los estudios han mostrado que las personas que comunican que tienen el VIH responden mejor al tratamiento que las que no lo comunican.

Empleadores
Su empleador no sabrá si usted tiene el VIH a menos que usted se lo diga.

¿Quién pagará la prueba de VIH?
Las pruebas para detectar el VIH que se realizan en los servicios del Ministerio de Salud de El Salvador son gratis y usted no tiene que pagar por ellas.

¿Quién pagará el tratamiento si soy VIH positivo?
Los medicamentos antiretrovirales (ARVs) y otros medicamentos y medidas de apoyo al tratamiento de la persona con VIH los proporciona gratuitamente los hospitales que brindan atención integral a personas con VIH.

¿Existe cura para el VIH?
No existe una cura eficaz para el VIH en la actualidad. Sin embargo, con la atención médica adecuada, el VIH se puede controlar.. Si los medicamentos antiretrovirales (ARVs) se toman de la manera correcta, todos los días, esta terapia puede prolongar drásticamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH, mantenerlas saludables y reducir mucho sus probabilidades de infectar a los demás. Antes de que se comenzara a usar la terapia antirretroviral a mediados de la década de los años 90, la infección por el VIH podía evolucionar a SIDA (la última etapa de la infección por el VIH) en tan solo unos años. En la actualidad, las personas con un diagnóstico de VIH que reciben tratamiento antes de que la enfermedad avance mucho pueden vivir casi tanto como las que no tienen el virus.


  

Sala Situacional de VIH-SIDA:

Casos Nuevos de VIH/SIDA
Personas Vivas con VIH
Personas Vinculadas VIH
Personas Retenidas con VIH
Personas con Tar
Personas Suprimidas con VIH
Indicadores VIH Público (Gráficos)



  

Contacto:

Responsable: Dra. Ana Isabel Nieto Gómez
Directora Programa Nacional ITS/VIH/SIDA
Dirección:
Calle Arce No.827, San Salvador.
Teléfono: +503 2591-7947 Fax: +503 2222-0842