Print Friendly, PDF & Email

El Gobierno del Presidente Nayib Bukele ha reforzado la estrategia sanitaria para ir saliendo de la pandemia de COVID-19 con la vacunación masiva, pero sin bajar la guardia con la implementación de los protocolos de bioseguridad que se han desarrollado durante varios meses.

Desde el 18 de enero pasado que se alcanzó el mayor pico en la curva de contagios de la enfermedad (335) de este año, hay un descenso sostenido y esto se ha debido a la aplicación de las medidas sanitarias preventivas de parte del Gobierno, a gran escala, con el apoyo de la ciudadanía que acata todas las disposiciones.

La vacuna es un complemento de la estrategia integral que el Gobierno del Presidente Nayib Bukele mantiene en vigor.

Los equipos multidisciplinarios de salud trabajan todos los días aplicando el antídoto contra el COVID-19 a médicos que han trabajado en la primera línea en centros de salud de todo el país.

Mientras otro grupo se prepara cada día para hacer pruebas PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) para diagnosticar con un 99.99 % de certeza, si una persona es portadora del virus, recibe el tratamiento adecuado, con medicamentos y suplemento vitamínicos para su recuperación.

Todo el esfuerzo en la implementación de las acciones preventivas desarrolladas en el transcurso de la pandemia ha arrojado resultados importantes: El Salvador registra la cifra menor de contagios 58,546 casos confirmados (acumulado); 1,799 fallecidos, esto representa una tasa de letalidad del 27.91, por cada 100,000 habitantes, de las más bajas en el mundo.