Print Friendly, PDF & Email

San Salvador, 09 de febrero 2017. La Ministra de Salud y el Embajador de Japón inauguraron el Banco de Sangre del Hospital Nacional San Juan de Dios de Santa Ana, cuyo monto asciende a $128, 662 para beneficiar a 1,467, 871 habitantes que buscan atención en los 4 hospitales de la zona occidental y zonas aledañas de Honduras y Guatemala.

El aporte del Programa de Asistencia Financiera No-Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS), de la Embajada del Japón fue de $86,187. Su Embajador, Masataka Tarahara dijo: “Me complace poder inaugurar junto a todos ustedes el proyecto de Mejoramiento de  infraestructura del banco de sangre en esta ocasión, Japón sigue apoyando la iniciativa del Ministerio de Salud por medio de la señora ministra y espero que este proyecto sea de mucho beneficio  para los pacientes salvadoreños”.

El proyecto fue administrado por el Hospital Nacional San Juan de Dios Santa Ana y contó con el apoyo del MINSAL con un aporte de $42,475 provenientes del gobierno central.

La ministra afirmó: “Este es el mejoramiento de infraestructura y es gracias a la cooperación solidaria del gobierno de Japón, agradecemos por todo el apoyo que nos están dando al sistema de salud, con esta obra y la acción contributiva de la cooperación japonesa con la remodelación y adecuación de esa área física del Banco de Sangre, ahora cuenta con las nuevas áreas de separación de venopunción, serología, tamizaje y pruebas pretransfusionales entre otras”.

Este es el segundo proyecto que el gobierno Japón ejecuta en este Hospital de Santa Ana, en el 2010, la Embajada del Japón destinó cerca de 105 mil dólares para la construcción de la unidad de emergencia de maternidad de este establecimiento de salud.

Desde 1994, Japón ha apoyado 28 proyectos en el área de salud valorados en más de 2.8 millones de dólares y así ha contribuido a facilitar los servicios médicos a más de 925 mil salvadoreños.

En la donación voluntaria altruista el logro alcanzado se evidencia en el aumento de donantes voluntarios desde un 7.08% en 2009 hasta un 45.4% en el 2016.

Así se ha avanzado en tecnología realizando las pruebas de tamizaje actualmente con quimioluminiscencia, en procesamiento se realiza rastreo de anticuerpo irregulares al donante y en cierto porcentaje se esta fenotipificando los antígenos principales del sistema Rh y sistema Kell por tener mayor significado clínico principalmente en la enfermedad hemolítica neonatal.