Print Friendly

San Salvador, 29 de marzo de 2016. El Sistema Nacional de Protección Civil finalizó con éxito la implementación del dispositivo de Prevención, Protección, Auxilio y Seguridad, denominado Plan Verano 2016, cuyo propósito fue propiciar condiciones de tranquilidad y seguridad a las y los salvadoreños, y visitantes extranjeros, en el periodo de la vacación de Semana Santa.

Se cumplieron las tareas asignadas a las 14 instituciones participantes y a las 46,950 personas que las constituyen. Esto se complementó con las acciones de las Comisiones Municipales y Comunales de Protección Civil y con el trabajo de verificación de las Comisiones Departamentales.

Durante las vacaciones permanecieron funcionando 162 establecimientos de salud, 165 UCSF, en las que se brindaron atenciones en horario extendido de 24 horas; 30 hospitales del MINSAL y 18 hospitales del ISSS además de 19 unidades médicas de esa institución. En total 9,647 recursos humanos en salud del Sistema Nacional de Salud laboraron en período vacacional. El costo total del dispositivo fue de USD 5.7 millones.

El Viceministro de Políticas de Salud, Dr. Eduardo Espinoza Fiallos señaló que todas las atenciones experimentaron disminución respecto a las cifras registradas el año anterior: “el total de consultas se redujo de 149,700 el año pasado a 137 mil este año, 8% de reducción. Las emergencias se redujeron de 37,200 a 33,500 y las referencias (o envíos de pacientes desde un centro de menor nivel a uno de mayor nivel) se redujeron de 6,016 a 5,852, registrando reducción de 3%. El bajo nivel de referencias comparado al alto nivel de consultas da cuenta del elevado nivel de resolución que tiene cada uno de los niveles de atención, son muy pocas las referencias lo que indica que en el primer nivel de atención proveída por el MINSAL, FOSALUD e ISSS se resolvió la mayor parte de los casos exitosamente”.

El vicetitular añadió que las infecciones respiratorias agudas se incrementaron en 5% respecto al año anterior con 29,800 casos contra 28,500 registrados en 2015. Asimismo las diarreas se redujeron en 24%  pasando de 6,931 a 5,264 casos registrados este año. Las neumonías experimentaron un leve incremento de 657 a 685 casos.

Respecto a los casos de dengue se registró un leve incremento de 155 a 157 casos. Se redujeron los casos de chikungunya de 184 a 51 casos;  se registraron 41 casos de zika y  por ser una enfermedad nueva no es posible realizar comparación estadística respecto al año anterior.

Entre los resultados del operativo vacacional, se destaca haber salvado más de 600 vidas que hubieran fallecido en el mar; la reducción del número de fallecidos en comparación con el año 2015. En las últimas 72 horas de todo el Plan, aunque incrementó el número de veraneantes, la tendencia fue a reducir el número de accidentes de tránsito, de lesionados y fallecidos, reflejando la sensibilización en la opinión pública sobre las conductas apropiadas para mantener segura a las familias y a las personas.

En cuanto a personas fallecidas por asfixia por inmersión en playas dentro del dispositivo del Plan Verano 2016, solo falleció una persona, reflejando con ello la efectividad de este dispositivo.

Entre los aspectos objetivos que generaron condiciones menos propicias para la seguridad de las personas, sobre todo en playas, debemos señalar la presencia de numerosas corrientes marinas, que en lugares sin dispositivo del Plan Verano provocaron víctimas fatales y en los lugares con dispositivos generaron numerosos rescates. También afectó negativamente el mal hábito del uso del teléfono celular al conducir y la distracción del conductor en la causa de accidentes de tránsito, lesionados y fallecidos; así como las conductas que se han señalado persistentemente como negativas, particularmente invadir el carril, no respetar señales de prioridad, no guardar distancia reglamentaria y velocidad excesiva.

Otra condición negativa la conforma la situación climática de altas temperaturas y vegetación seca, que propiciaron el desarrollo de numerosos incendios, consumiéndose por el fuego más de 200 manzanas, entre maleza seca y forestales durante el periodo vacacional.

Una particularidad durante el período vacacional lo constituyó el abuso en el consumo del alcohol, habiéndose detectado más de 100 conductores peligrosos, algunos con sorprendentes niveles de 846 grados de alcohol mientras conducían. La problemática del alcohol no se reduce a la conducción de vehículos, sino que se haya presente en riñas, violencia familiar y alcohólicos consuetudinarios. Esta es una problemática social seria que amerita un esfuerzo de orientación hacia un consumo responsable de este tipo de productos; y, por supuesto, se debe tomar medidas drásticas para evitar que haya conductores de automotores en estado de ebriedad, por la peligrosidad que representan para la vida de las personas.

Si bien la problemática de la conducción en estado de ebriedad es una conducta que no se puede tolerar, según las estadísticas la proporción de personas positivas del total de 9,614 pruebas es solo del 1.79% de los conductores a los que se les realizó la prueba.

Fuera del dispositivo se lamentan 11 personas fallecidas; 7 de ellas en playas, 1 por otras causas y 3 en pozas.