Print Friendly, PDF & Email

Sonsonate, 28 de julio de 2017. Como parte de las acciones intersectoriales con el apoyo del Gobierno central, en el marco del Plan El Salvador Seguro, se inauguró la Oficina Local de Atención a Víctimas de Violencia (OLAV), en el Hospital Nacional de Sonsonate, por autoridades del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y del Ministerio de Salud.

En las OLAV se atenderán víctimas de delitos como: abuso sexual, trata de personas, violencia contra la mujer, violencia intrafamiliar entre otros, para lo que se cuenta con dos áreas: de atención psicológica y de asesoría jurídica.

El Dr. Julio Robles Ticas, viceministro de Servicios de Salud, expresó que el MINSAL recibe a todas las personas víctimas de violencia, por lo que se trabaja de la mano con el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, para fortalecer los hospitales en la asistencia psicológica y jurídica, además del apoyo médico clínico que el MINSAL proporciona.

El viceministro informó que el MINSAL cuenta con 17 hospitales con Unidades de Atención a Víctimas de Violencia Sexual; 14 hospitales de la red pública con servicios de salud mental y ahora con Unidades de Atención a Víctimas de Violencia en los hospitales: San Juan de Dios de Santa Ana, de Jiquilisco y de Usulután. Estos servicios integrados han generado una inversión total para el año 2016 y 2017 que asciende a 1.6 millones de dólares.

El viceministro de Justicia y Seguridad Pública, Lic. Raúl Antonio López aseguró que estos esfuerzos hacen avanzar al país en la prevención de violencia, y están contenidos en tres planes importantes: el Plan Quinquenal, el Plan El Salvador Seguro y las Medidas Extraordinarias. En la oficina inaugurada hoy se han invertido $60,000 de fondos provenientes de la contribución especial del impuesto a la telefonía ciudadana.

La directora de Atención a Víctimas, Licda. Fátima Ortiz informó que ya se han aperturado OLAV en los municipios de Ilobasco, Zacatecoluca, Soyapango, Ahuachapán, Apopa, Olocuilta, Chalchuapa y Cojutepeque donde se procura la atención integral de las personas víctimas de delitos principalmente en los ámbitos jurídicos, psicológicos y sociales, a fin de buscar su reparación social y evitar la revictimización a futuro.