Print Friendly, PDF & Email

San Salvador, 28 de febrero de 2019. El Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Hacienda, suscribió hoy el tercer Contrato de Canje de deuda con el Banco de Desarrollo Alemán (KfW), bajo la modalidad “Debt2health”, por un monto de 10 millones de Euros, lo que se traduce en aproximadamente $11.3 millones.

El Gobierno alemán, a través del KfW, está condonando el pago de las cuotas de capital e intereses adeudados de los préstamos incluidos en el Canje durante el período de 2019 al 2021; recursos que serán transferidos por el Ministerio de Hacienda al Ministerio de Salud, en específico para el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, Tuberculosis y Malaria, y servirán para apoyar al país en la prevención de enfermedades de VIH/SIDA, tuberculosis y/o malaria, mediante la ejecución del Proyecto “Reubicación y Adecuación del Laboratorio Nacional de Referencia (LNR) de El Salvador”.

El proyecto será ejecutado con los recursos del Canje, tiene como objetivo mejorar las capacidades del Ministerio de Salud en el sector de análisis de laboratorio, lo que permitirá al país contar con una infraestructura tecnológica y científica segura, para que los procesos de bioseguridad estén enmarcados en lineamientos internacionales; lo que constituirá una pieza clave en el proceso de erradicación y eliminación de Malaria (Paludismo), Sífilis congénita, transmisión materno-infantil del VIH, Sarampión, Rubeola y el control de alimentos y bebidas que consume la población salvadoreña.

Nelson Fuentes, ministro de Hacienda, dijo, “quiero agradecer al gobierno de Alemania a las autoridades de KfW a sus dignos representantes y funcionarios por el apoyo permanente y por la confianza que deposita una vez más a nuestro gobierno al facilitar estos recurso, lo cual es una muestra de apoyo a la implementación de las políticas y estrategias de desarrollo económico y social de nuestro país”.

La Ministra de Salud, Dra. Violeta Menjívar, dijo que el tercer proyecto viene a fortalecer la plataforma tecnológica científica para que haya una mejor respuesta de salud en El Salvador, el Ministerio de Salud cuenta con el Laboratorio Nacional de Referencia (LNR) que es un instrumento que rige la investigación científica en salud, regulación y la vigilancia sanitaria de nuestro país. Este proyecto va a fortalecerse mediante la reubicación del edificio, ya que el actual ya caducó; además la zona donde está, será para la construcción del moderno Hospital Rosales.

El Embajador de Alemania, Bernd Finke, afirmó que tiene una estrecha cooperación con el gobierno de El Salvador, independientemente de quien haya estado en el gobierno en nuestros países “para nosotros es importante no implementar proyectos alemanes en El Salvador, si no implementar proyectos importantes que respondan a las necesidades de los salvadoreños. Para lograrlo estamos haciendo un estrecho dialogo con el gobierno de El Salvador y agradecer a nuestros socios salvadoreños la confianza que han depositado en la cooperación que necesita la población salvadoreña”.

Específicamente se tiene contemplado financiar la adecuación y ampliación de los espacios físicos en el LNR, en las áreas de trabajo, instalaciones eléctricas, climatización, hidráulicas, gases, desechos, tecnologías informáticas, obras exteriores de protección medioambiental, compra y traslado de equipo, entre otros.

En la firma participó el Ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, el Director Regional de KfW Jan Stilke y como testigo de honor Bernd Finke embajador de Alemania. Además, durante la firma estuvieron presentes la Ministra de Salud, Violeta Menjívar, Ryna Garay, Viceministra de Cooperación para el Desarrollo y Jaime Miranda, Viceministro de Relaciones Exteriores.

El Canje de Deuda es una operación que un país gestiona y/o negocia bilateralmente con el país acreedor, con la finalidad que el servicio de la deuda pendiente de pago, incluyendo cuotas de capital e intereses, de los contratos de préstamos seleccionados sean condonados; a cambio de un compromiso de parte del Gobierno deudor de movilizar dichos recursos para un fin previamente acordado con el país acreedor, principalmente destinado a financiar proyectos para mejorar las condiciones de vida de la población más vulnerable del país, destacando sectores como educación, salud, vivienda.