Print Friendly

San Salvador, 27 de junio de 2017. Titulares de los Ministerios de Educación y Salud, con el apoyo de la Defensoría del Consumidor (DC) y del Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD), presentaron la normativa de “Regulación de Tiendas y Cafetines Escolares Saludables”, con la finalidad de proteger la salud y nutrición de los estudiantes dentro de los centros educativos.

El ministro de Educación afirmó: “encontramos señales preocupantes de sobrepeso y obesidad en nuestra niñez, por ello con mucho orgullo les damos la noticia de la normativa para cafetines”.

El principal propósito de la normativa, es dar cumplimiento a la reforma del artículo 113 de la Ley General de Educación para “regular y controlar la comercialización de alimentos con alto contenido de grasa, sal y azúcar, y de todos aquellos que no contribuyan a una alimentación saludable dentro de las tiendas y cafetines escolares”, agregó el Ing. Carlos Canjura.

La normativa regulará las cafeterías de centros escolares públicos y privados con la finalidad de proteger la salud de niños, niñas y adolescentes para que se nutran de manera adecuada; esta se socializará con la comunidad educativa y la población en general, y en seis meses deberán implementarse las tiendas y cafetines escolares saludables.

La ministra de salud dijo que desde la perspectiva de salud se está trabajando para mejorar el estado nutricional de escolares y junto al MINED se apoyaron en la Encuesta Mundial de OPS/OMS de 2013, capítulo El Salvador que reportó el 38.4% de sobrepeso y obesidad en niños de 13 a 15 años de edad y la Encuesta Nacional de Salud (conocida como MICS) publicada en 2016 que encontró un 6% de la niñez menor de 5 años con obesidad.

También se retomaron los datos del IV Censo Nacional de Talla y I de Peso presentado en 2017, que reportó el 30.74% de sobrepeso y obesidad en estudiantes de primer grado. En ese porcentaje se incluye el 28.43% de sobrepeso en escuelas públicas y 44.34% en escuelas privadas, dijo la Dra. Menjívar.

Con esta normativa se cumple lo acordado en la Asamblea Mundial de Salud de la OMS en 2016, de crear normativas y aplicar programas que promuevan la ingesta de alimentos sanos, la prevención de enfermedades crónicas y dar orientaciones y apoyo a los establecimientos escolares de dieta sana, pautas de sueño y actividad física, como parte del manejo integral a la nutrición, agregó la funcionaria.

La normativa establece que los productos alimenticios procesados y ultraprocesados deberán contener menos del 10% del total de energía proveniente de azucares libres, menos de 1 miligramo de sodio por kilocaloría y menos del 30% del total de energía proveniente de grasas.

Las cafeterías deberán cumplir estrictamente la normativa de comercializar alimentos con esas características, además se deberá promover el consumo de agua purificada y refrescos de frutas 100% naturales, los alimentos preparados con grasa, fritura o mieles podrán comercializarse dos veces por semana máximo, entre otras disposiciones.

La ministra de salud dijo que con la aplicación de la normativa se espera la disminución de obesidad y sobrepeso en escolares y futuros adultos/as ya que se han aplicado los criterios nutricionales obtenidos del Reglamento del Modelo de Perfil de Nutrientes de la OMS/OPS y del Reglamento Técnico Centroamericano de alimentos y bebidas procesadas.

Por su parte de la presidenta de la Defensoría del Consumidos aseguró que “cada institución hará lo que le compete por Ley”, la Defendería verá lo del etiquetado de alimentos y reportará anomalías al MINSAL, mientras que el MINSAL es el encargado de los permisos de los establecimientos, que sean higiénicos y tengan una adecuada manipulación de los alimentos.

La directora de FOSALUD, Verónica Villalta afirmó que “en el país tenemos que cambiar y llegar a una sociedad sana”, por lo que se trabaja en incidir en mejores hábitos y estilos de vida saludables.

Finalmente los titulares de Salud y Educación coincidieron en afirmar que “está normativa de cafetines escolares va a contribuir a mejorar la salud de la población escolar”. Se trata de proteger el futuro de la población salvadoreña y una empresa adquiere más prestigio si su producto es saludable”.