Print Friendly

Mientras que el hambre y la desnutrición disminuyen, el sobrepeso y la obesidad han aumentado de manera preocupante, afectando sobre todo a mujeres.

San Salvador, 27 de abril de 2017. La obesidad y el sobrepeso han aumentado a lo largo de América Latina y el Caribe, con un impacto mayor en las mujeres y una tendencia al alza en niños y niñas, señalaron hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en una conferencia de Prensa presidida por los representantes de ambas agencias de Naciones Unidas; la Ministra de Salud, Dra. Violeta Menjívar; y el Viceministro de Agricultura y Ganadería, Lic. Hugo Flores.

Según el informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, cerca del 58% de los habitantes de la región vive con sobrepeso (360 millones de personas), mientras que la obesidad afecta al 23%(140 millones de personas).

El aumento de la obesidad ha impactado de manera desproporcionada a las mujeres: en más de 20 países de América Latina y el Caribe, la tasa de obesidad femenina es 10 puntos porcentuales más que la de los hombres.

Particularmente en El Salvador, 31.8% de mujeres en edad adulta sufren de obesidad, 12 puntos porcentuales más que los hombres (19.2%) ; el informe presentado indicó que el 57.2% de mujeres en edad fértil padece de sobrepeso u obesidad. En el caso de las niñas y niños menores de cinco años, a pesar que las cifras de sobrepeso en estos grupos venían aumentando desde 1998, desde el 2008 se ha detenido el incremento. Seis de cada cien niños menores de cinco años tienen sobrepeso, o pesan demasiado para su talla, según los datos de las encuestas FESAL 2008 y MICS 2014.

Respecto a esta problemática, el representante de la FAO, Dr. Alan González, enfatizó en que las tasas alarmantes de sobrepeso y obesidad en América Latina y el Caribe deben ser un llamado de atención para introducir e impulsar políticas que aborden todas las formas del hambre y malnutrición, vinculando seguridad alimentaria, sostenibilidad, agricultura, nutrición y salud.

Por su parte, el representante de la OPS, Dr. Carlos Garzón, explicó que la región enfrenta una doble carga de malnutrición, es decir por una parte desnutrición y al mismo tiempo sobrepeso y obesidad, la cual se combate con una alimentación balanceada que incluya alimentos frescos, sanos, nutritivos y producidos de manera sostenible.

Situación de El Salvador

En el caso de la situación de El Salvador, la Ministra de Salud, Dra. Violeta Menjívar; y el Viceministro de Agricultura y Ganadería, Lic. Hugo Flores, detallaron algunos datos relevantes vinculados a cada pilar de la Seguridad Alimentaria y Nutricional.

En cuanto a la disponibilidad alimentos, fuentes del Ministerio de Agricultura y Ganadería indican que la producción nacional de maíz aumentó casi 5 millones de quintales (15.6 a 20.0) del 2015/16 al periodo de 2016/17. La producción nacional de frijol aumentó de 2.1 a 2.9 millones de quintales en ese mismo periodo; y la de frutas y hortalizas incrementaron 2 millones de quintales.

Respecto al acceso a los alimentos, según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2015, el 35.2% de hogares a nivel nacional sufren pobreza multidimensional, lo que representa 606 mil hogares en los que residen 2.6 millones de personas.

En la utilización de los alimentos, los funcionarios salvadoreños dieron a conocer que la desnutrición crónica en los menores ha descendido en El Salvador aproximadamente el 52%, entre 1998 y 2014, según los datos de las encuestas FESAL 1998, 2002/03, 2008 y MICS 2014.

Aproximadamente el 47% de los niños menores de seis meses reciben lactancia exclusiva. La lactancia materna exclusiva ha aumentado en El Salvador aproximadamente el 96%, entre 2002/03 y 2014, de acuerdo a esta misma fuente.

“Tenemos que recordar de que la ampliación de los servicios de salud casi al doble de la cobertura territorial en nuestro país, ha significado muchas cosas que a veces no los asociamos, el que los niños menores de 5 años tenga vacunación con un exitoso programa que supera el 90% de las metas que así nos hemos planteado en el plan quinquenal, está ayudando mucho porque si protege a un niño de esas enfermedades entonces el niño es menos presa de una desnutrición; eso ha jugado mucho de la entrega de micronutrientes que estamos haciendo a lo largo y ancho del país  en embarazadas y menores de cinco años y no dejemos atrás el programa de alimentación escolar del MINED ese es un programa multimillonario, es una inversión de país que es de más de 30 millones de dólares donde todititas las escuelas públicas de nuestro país, las más de 5300, tienen su alimentación escolar y es 1 millón 300 mil muchachos y niños que reciben y más de 1 millón reciben el vaso de leche” afirmó, la Dra. Violeta Menjívar.

Finalmente, en cuando a la estabilidad, que corresponde a la garantía de la disponibilidad, acceso y utilización adecuada de los alimentos por parte de las personas y los hogares, en todo momento, las autoridades explicaron que el aumento demográfico y la creciente urbanización, el agotamiento de los recursos naturales y los desastres naturales son algunos de los desafíos que América Latina y el Caribe, y El Salvador en particular, debe enfrentar para avanzar hacia el desarrollo sostenible.

Esos factores, sumados al cambio en el uso del suelo, la deforestación y las formas de producción y consumo -en ocasiones- no sostenibles, son una amenaza para los avances alcanzados en materia de seguridad alimentaria y nutricional de la población.

Según la FAO y la OPS, hay que hacer más eficiente y sostenible el uso de la tierra y de los recursos naturales, mejorar las técnicas de producción, almacenamiento y transformación y procesamiento de los alimentos, y reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos para asegurar el acceso equitativo a los mismos.