Print Friendly, PDF & Email

San Salvador, 27 de marzo de 2019. La Política Nacional para el Abordaje Integral de las Enfermedades No Transmisibles, ENT, fue oficializada hoy por la ministra de salud y para garantizar su ejecución interinstitucional e intersectorial juramentó a la Comisión Nacional para el abordaje integral de las ENT creada en 2017.

Dicha política tiene por objeto elevar al más alto nivel técnico-político de la agenda nacional el abordaje integral en la atención de las personas con enfermedades no transmisibles, ENT y las determinantes sociales que lo acompañan.

El Ministerio de Salud con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en coordinación con otras instituciones de gobierno están comprometidas en promover la adopción de modos y estilos de vida saludables e implementar mecanismos regulatorios en productos comestibles no saludables, medicamentos y agrotóxicos.

Las ENT son la principal causa de enfermedad y muerte prematura evidente en la Región de las Américas. Su pesada carga social y económica, especialmente en los gastos de tratamiento y la pérdida de productividad deteriora el bienestar individual, familiar y comunitario, amenazando con obstaculizar el desarrollo social y económico.

“Estamos promoviendo la actividad física, la alimentación saludable, el importante incremento de consumo de agua, evitar el tabaco y abuso del alcohol. Además estamos trabajando en la prevención de enfermedades con las personas de riesgo, así como en el diagnóstico temprano, tratamiento oportuno y cuidados paliativos para aquellas personas que ya tienen una enfermedad terminal”, puntualizó la ministra.

Por su parte la Dra. Argelia Dubón, directora de las ENT del MINSAL señaló que esta política cuenta con tres acciones concretas: 1) la normativa para regular lo que se vende en las tiendas y cafetines saludables que inició su funcionamiento hace un año, 2) incrementar la actividad física en escuelas y 3) la reforma de la curricula escolar y universitaria. “Estas tres acciones concretas son las que estamos trabajando con el Ministerio de Educación. Son acciones que generarán impactos importantes, pero no se pueden medir de un año a otro año, sin embargo ya se tienen tendencias de cómo se está moviendo el tema entre las escuelas. Debemos trascender a las demás instituciones” señaló.

La Política Nacional para el Abordaje Integral de las ENT cuenta con un plan de implementación oficializado y para garantizar su ejecución interinstitucional e intersectorial, incluyendo a la sociedad civil, se juramentó a la Comisión Nacional para el abordaje integral de las ENT que se creó en 2017, quienes velarán la ejecución y cumplimiento a las actividades del Plan y de dicha Política, bajo la rectoría del Ministerio de Salud; con ello, El Salvador da cumplimiento al Objetivo de Desarrollo Sostenible, ODS 2: Hambre Cero y al ODS 3: Salud y Bienestar.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, las ENT, principalmente las enfermedades cardiovasculares, respiratorias, el cáncer y la diabetes causan en la actualidad 7 de cada 10 defunciones en el mundo. Cada año fallecen por estas enfermedades 41 millones de personas, entre ellas 15 millones en edad de procrear (entre los 30 y los 69 años de edad).

En El Salvador, la Encuesta Mundial de Salud Escolar 2013, demostró que los principales factores de riesgo son: el sedentarismo (79.2 %), siendo 73.4% en hombres y 85.2% en mujeres; sobrepeso (28.8%), un 29% en hombres y 28.2% en mujeres; el consumo de alcohol en adolescentes (18.1%), un 19.1% en hombres y 16.4% en mujeres; obesidad (9.6%), un 9.9% en hombres y 9.3% en mujeres.

Por su parte, el Instituto Nacional de Salud, INS, realizó en el 2017, la “Primera Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas (obesidad, dislipidemia, diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedad renal crónica y factores de riesgo), los hallazgos de los factores de riesgo fueron: 37.9% tienen sobrepeso, (39.5 hombres y 36.6 mujeres); el 37% de la población padece de hipertensión arterial, 38% son mujeres y 35.8 % son hombres. El 27.3% tiene obesidad, las mujeres el 33.2 % 19.5 los son hombres, lo que refleja que las mujeres son las más afectadas.