Print Friendly, PDF & Email

Tacuba, Ahuachapán, 20 de junio de 2018. Con el objetivo de promover la seguridad alimentaria y nutricional en municipios vulnerables, el presidente Salvador Sánchez Cerén junto a la ministra y presidenta del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, CONASAN, Dra. Violeta Menjívar y otras instituciones que conformar este Consejo, participaron en el evento de Lanzamiento y Juramentación del Comité Departamental de SAN (CODESAN) de Ahuachapán en donde entregaron al Presidente de la República, el Plan Estratégico Departamental de Ahuachapán, con el cual beneficiará a más de 23 mil habitantes en 8 municipios de riesgo.

El departamento de Ahuachapán en el IV Censo de Talla y I de Peso de 2016 reflejó que se encuentra dentro de los 4 departamentos que presentaron las mayores prevalencias de retardo en talla, con un promedio de 16.02%, ubicándose arriba del promedio nacional que es del 9.05%. Esta situación afecta a una proporción importante de la población y desencadena problemas nutricionales y de salud en la población infantil.

El censo refleja también que de los 12 municipios que integran el departamento, 8 se encuentran en la categoría de Muy Alta prevalencia de desnutrición crónica y 2 en la categoría de Alta prevalencia, de los 262 municipios a nivel nacional, siendo estos: San Pedro Puxtla, Guaymango, Apaneca, San Francisco Menéndez, Tacuba, Jujutla y Atiquizaya. Tacuba encabeza la lista con la mayor prevalencia de retardo en talla con un 34.33%.

El Señor Leonel Antonio García, beneficiado de Tacuba mostró su agradecimiento con el Presidente de la República al mismo tiempo que hizo una reflexión de la desnutrición que por años ha persistido en el país “gracias señor Presidente porque desde el 2016 se ha comenzado este esfuerzo grande, con todas las instituciones del departamento, quiero decir que la desnutrición y la baja talla es la prueba existencial del proceso de esclavización que sufrimos los pueblos desde antes de la colonia”.

El presidente Salvador Sánchez Cerén dijo: “los programas de salud, aquí hay muchos Ecos y el programa de salud también está dirigido allí. Todos estos programas lo que vamos a hacer es direccionarlos a Tacuba, para que Tacuba deje de ser el municipio con mayor desnutrición”.

Por su parte, la titular de salud expresó: “Quiero agradecer el acompañamiento de nuestro Presidente en este evento y destacar su compromiso con la seguridad alimentaria en nuestro país y por los logros alcanzados como son la reducción de la desnutrición crónica en niños y niñas y las mejoras en el acceso a alimentos”.

El problema de la inseguridad alimentaria repercute directamente en problemas de malnutrición de la población que, en períodos críticos de crecimiento resultan en serias consecuencias para la vida, manifestados en daños a la salud, la sobrevivencia, la capacidad cognoscitiva, el rendimiento escolar y productivo del individuo, y por ende incide en su calidad de vida, en el desarrollo social y económico del país. Por otra parte, el indicador de prevalencia de retardo en talla refleja las condiciones socioeconómicas de las familias, y se considera la manifestación del hambre, la pobreza y la exclusión.

En este contexto, se entregó el Plan Estratégico de Seguridad Alimentaria y Nutricional y se juramentó al Comité departamental de seguridad alimentaria y nutricional para que se focalicen acciones encaminadas a solventar la inseguridad alimentaria y nutricional y que se fortalezca la gestión de recursos para atender a los pobladores más vulnerables de la zona.

Dicho plan contempla una primera fase con una duración de 2 años para atender alrededor de 13 mil familias ubicadas en municipios priorizados por su condición de mal nutrición y pobreza específicamente se dará énfasis a la población infantil menor de 5 años, mujeres embarazadas y madres lactantes.

Actualmente, el Gobierno de El Salvador está haciendo esfuerzos para combatir la desnutrición en sitios como éstos, recientemente en el año 2016 se realizó el Primer Censo de Talla y el IV Censo de Peso en todas las escuelas públicas y privadas en sus primeros grados, el cual reveló que la desnutrición crónica ha disminuido en un 42%, lo que significa que el índice de talla y peso en niños y niñas está mejorando.

Asimismo, los niños en los últimos 9 años han aumentado su talla en 1.8 centímetros y las niñas en 1.7 centímetros y el censo también revela que en el 100% de los 14 departamentos del país ha disminuido la desnutrición crónica así como en el 94% de los municipios, lo que revela que en estos últimos años las niñas y los niños han mejorado su condición nutricional.