Print Friendly, PDF & Email

San Salvador, 16 de octubre de 2018. El embajador de la República de Brasil, Excmo. Joao André Pinto, entregó un donativo al viceministro de Servicios de Salud, Dr. Julio Robles Ticas, consistente en 1000 ampollas de medicamento Antimonio de Meglumina, que será utilizado para el tratamiento de la enfermedad leishmaniasis.

El viceministro destacó la importancia del donativo para la población afectada por esta enfermedad, que está presente en 54 municipios de los departamentos de San Miguel, La Unión, Usulután, Sonsonate y San Salvador. Explicó que a la fecha, en la red nacional existen 114 pacientes en seguimiento, 44 ya completaron el tratamiento,56 lo están recibiendo y a 14 personas se les han finalizado los estudios para establecer el diagnóstico definitivo de leishmaniasis y poder iniciar el manejo correspondiente.

El viceministro de Servicios de Salud, reconoció la gestión de la representación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de Brasil, del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa y presentó agradecimientos al pueblo y Gobierno de Brasil, en nombre del MINSAL y de quienes recibirán este tratamiento, que fortalece el esquema de tratamientos del ministerio.

Agregó que el medicamento para leishmaniasis es escaso, de difícil acceso y beneficiará a los pacientes que están en fase diagnóstica, para eliminar la enfermedad y prevenir complicaciones, ya que si se diagnostica y trata a tiempo, el pronóstico de la enfermedad es muy bueno. Aclaro que aunque se tienen otras alternativas de tratamiento, el Antimonio de Meglumina, es específico, inocuo y fácil de utilizar.

El embajador explicó que la Agencia Brasileña de Cooperación tomó las providencias necesarias para que los medicamentos llegaran al país, respondiendo con prontitud al requerimiento de las autoridades del MINSAL y aseguró que la donación simboliza de una forma sencilla la cooperación entre El Salvador y Brasil, que comenzó hace mucho tiempo y hoy es la vertiente más dinámica de las relaciones bilaterales, entre ambos países.

El Dr. Eduardo Suárez, director de Enfermedades Infecciosas del Ministerio de Salud explicó que la leishmaniasis, es una enfermedad que tiene siglos de estar presente y se mantiene endémica desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina, por la presencia en la zona selvática del vector que lo transmite (Lutzomyia longipalpis), mosquito conocido como jejen.

Comentó que la leishmaniasis tiene tres variedades: la muco cutánea, cutánea y la visceral, que es la forma más grave y menos frecuente que se caracteriza por presentar agrandamiento del hígado y el baso y en la forma cutánea, la persona afectada presenta ulceras en la piel de larga evolución, que únicamente ceden con la aplicación del tratamiento.

Informó que en El Salvador desde el 2001 al 2018 se han presentado, en promedio, 20 casos por año de la forma cutánea y uno o dos casos de la visceral. No hay vacuna o medicamentos para prevenir la infección, por lo que recomendó a la población: protección personal a través del uso de mosquiteros, ropa que cubra más la piel y repelentes de insectos para no exponerse a la picadura.

En el acto acompañaron a los titulares, el licenciado Edgar Huezo, gerente general de Cooperación para el Desarrollo de Cancillería, el Dr. Franklin Hernández, asesor de Enfermedades Transmisibles de OPS/OMS El Salvador, el Dr. Edwin Alfaro, director del Hospital de La Unión y el Dr. Oswaldo Cruz, epidemiólogo del mismo centro de atención.