Print Friendly

Salvador, 14 de abril de 2016. Entre los principales desafíos en el tema de Tuberculosis, es mantener los logros alcanzados y continuar con la implementación de mecanismos efectivos de control, así como el aislamiento y estricta supervisión del tratamiento y lograr un impacto al interior de los Centros Penitenciarios, mediante el fortalecimiento en el control de las infecciones.

Las autoridades del Ministerio de Salud y del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública firmaron un Convenio de Cooperación Interinstitucional que permitirá la articulación de ambas instituciones para brindar atención integral en salud, para las personas privadas de libertad.

La Ministra de Salud, Dra. Violeta Menjívar detalló: ”El Salvador es uno de los países en las Américas que mejores resultados tiene de acuerdo al Plan Nacional contra la Tuberculosis, El Salvador está en los primeros lugares en el manejo de las tasas de Tuberculosis debido a su detección, cobertura de medicamentos, elevada tasa de curación  y una baja tasa de mortalidad”.

El Ministro de Justicia y Seguridad Comisionado Mauricio Ramírez Landaverde dijo que en los centros penales, “en los últimos cinco años la incidencia de casos de Tuberculosis ha crecido en un 300% hasta el grado de llegar a 724 casos en el año 2015, lo que representa una tasa de incidencia de 2,384 por cada 100 mil habitantes”.

El MINSAL como receptor principal del cofinanciamiento de fondos provenientes del Fondo Mundial de Lucha contra la Tuberculosis, VIH y Malaria, incluyó en la propuesta de país alrededor de 1 millón de dólares para ser destinado en la lucha contra la TB  al interior del sistema penitenciario.

La inversión será destinada a la readecuación de áreas de aislamiento en 9 centros penales: Chalatenango, Ciudad Barrios, Quezaltepeque, San Miguel, Izalco, Apanteos, Gotera, San Vicente y Mariona.

También al fortalecimiento en equipo médico, informático y de oficina para las clínicas del sistema penitenciario que apoyen las actividades de detección de casos; a la compra de insumos para el equipamiento en las áreas de readecuación,  al  apoyo en medios de diagnóstico más oportunos así como a la capacitación y formación de personal de salud, seguridad, administrativo, afectados y promotores penitenciarios.

La carga de enfermedad (incidencia de tuberculosis nacional es de 37.4 por cien mil habitantes), los tres proveedores que aportan el 100% de los casos son: MINSAL (48.5%) con tasa en la población atendida de 24.6 por cien mil habitantes. El ISSS (21.5%), tasa de 36.7 por cien mil. y Centros Penales (30%) y tasa de 2,384 por cien mil habitantes. Lo que significa una tasa 64 veces más alta que en la población general.

En el primer trimestre del presente año, según datos preliminares, la tuberculosis se ha desplazado en este primer trimestre a otros penales que el año pasado registraron pocos casos.

El 70% de los casos de tuberculosis en los centros penitenciarios para el 2016 se concentran en 5 penales: Chalatenango, Ciudad Barrios, Apanteos, Quezaltepeque y Mariona; mientras que todo el 2015 el 70% de los casos estaban concentrados en Ciudad Barrios, Chalatenango y Cojutepeque.

La principal causa es la movilización de privados de libertad que han llegado a otros penales a infectar a los privados de libertad sanos y/o hacinamiento desproporcionado al movilizar a los privados de libertad.

La intensificación de estos esfuerzos se da en el marco del Día Mundial de la Tuberculosis el cual es celebrado cada año el 24 de marzo; esta fecha marca el día en  que el Dr. Robert Koch detectó en 1882 la causa de la tuberculosis, a saber, el bacilo tuberculoso. El Dr Kock  supuso el primer paso hacia el diagnóstico y la cura de la enfermedad.