Print Friendly, PDF & Email

Día Mundial de la Salud
Salud Universal
Para todos y todas, en todas partes

Muy buenas tardes, un saludo desde El Salvador, Centroamérica, al señor secretario de salud, Dr. Jorge Alcocer Varela, a la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Dra. Carissa Etienne, un saludo a todas las personas delegadas de los diferentes países presentes, yo quiero enviar un saludo especial a la Dra. María Isabel Rodríguez, ex ministra de salud de El Salvador e integrante de la Comisión que ha realizado este informe, un orgullo salvadoreño.

En este año 2019 se cumplen los primeros diez años de haber iniciado la Reforma de Salud más profunda de mi país, una Reforma de Salud sin precedentes, basada en la Atención Primaria de Salud Integral.

Hemos fortalecido el sistema público con la rectoría del Ministerio de Salud, la organización comunitaria, la participación social y la intersectorialidad.

Hemos eliminado los pagos directos en la prestación de los servicios, nos hemos enfocado en la equidad y la salud como un derecho humano fundamental, el fortalecimiento de la salud pública es el camino correcto para evitar la exclusión social y el acceso a la salud universal.

El Salvador manifiesta su acuerdo con el informe de la comisión de alto nivel y sus áreas temáticas. La APS no es un fin en sí mismo, no es sinónimo de primer nivel de atención.

El avance de la APS integral debe de ser parte de la lucha contra la pobreza, contra las desigualdades, debe de ser parte de la lucha por la democracia y por la paz, no queremos guerras en nuestro continente que amenacen el derecho al acceso a la salud universal y que hagan sufrir a nuestros pueblos.

Los modelos de salud que hemos tenido algunos países se han enfocado principalmente en aspectos curativos, en los esfuerzos para reformar el sector salud no sólo debe de garantizarse la organización adecuada de los sistemas y el mejoramiento de la inversión pública, si no que también debe de garantizarse la identificación y la superación de las inequidades y de la injusticia social.

En El Salvador comenzamos la Reforma de Salud, entre otras medidas, instalando más de 577 Equipos Comunitario de Salud en los municipios con mayores índices de pobreza y de desnutrición crónica.

Quiero recordar que nuestro país es pequeñito en territorio, apenas tenemos 20 mil kilómetros cuadrados, hemos duplicado los establecimientos del primer nivel de atención y realizamos una importante inversión en equipamiento e infraestructura sanitaria en los tres niveles de atención, creando las redes integradas e integrales de salud, no sólo de servicios de salud porque participan también organizaciones comunitarias.

Hemos incrementado el número de recursos humanos en los lugares más lejanos y con mayores índices de exclusión social, hemos hecho esfuerzos importantes para desarrollar un sistema de información y de vigilancia sanitaria, claves para la toma de decisiones en la salud pública.

Estamos reduciendo las barreras económicas, geográficas y tecnológicas de acceso a la salud, todo lo anterior nos ha permitido cambios positivos en los indicadores más representativos de la salud pública como es el haber logrado la más baja mortalidad materna de nuestra historia, entre otros indicadores, como la disminución de la mortalidad infantil.

Finalmente, El Salvador cuenta con un plan multisectorial de abordaje de las Enfermedades No Transmisibles, sabemos que el control de las ENT va más allá del sector salud, que los países debemos de hacer valer el derecho a la salud por sobre los intereses comerciales, como es el caso de las regulaciones necesarias a la industria del tabaco, del alcohol, de los medicamentos, de los alimentos y de los agroquímicos que tienen todos ellos un impacto negativo en la salud de la población.

Sin embargo, aún en El Salvador tenemos muchísimo camino por recorrer, en todos estos años en coherencia con Alma Ata y con las sucesivas conferencias mundiales, hemos aprendido que la salud es un derecho humano individual y colectivo y es esencial para el desarrollo social y para construir la Salud Universal en el Siglo XXI.

Muchas gracias.

Ciudad de México 09 de abril de 2019.