Print Friendly, PDF & Email

San Salvador, 07 de junio de 2018. El presidente de la República; Salvador Sánchez Cerén felicitó y agradeció a la Asamblea Legislativa por aprobar el préstamo para el nuevo Hospital Rosales, el hospital en Nejapa y el fortalecimiento del primer nivel de atención con unidades y equipos comunitarios de salud.

Por su parte, el vice mandatario, Oscar Ortiz dijo: “cuando ponemos en el centro a la familia, a la comunidad, a las personas más necesitadas, no hay obstáculos que no podamos superar, hemos tenido una votación prácticamente unánime acompañada de todas las fracciones, es un proyecto de país, de Estado y de Gobierno, es una prioridad nacional donde todos ganamos porque estos $170 millones que hoy se han ratificado de un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo, que tenía 26 meses de espera, ahora tienen un final satisfactorio”.

La jefa de fracción del FMLN, Nidia Díaz afirmó: “La aprobación de este préstamo va en función de hacer realidad el derecho humano a la salud, la familia salvadoreña ahora va a tener más oportunidad de hacer realidad una atención médica más especializada, más amplia, con cobertura nacional desde el cantón, el caserío con los equipos de salud y la atención en hospitales con el nuevo de Nejapa y el complejo hospitalario del Rosales, cuando el pueblo, los políticos siendo hijos de una misma patria, nos ponemos de acuerdo porque ponemos en el centro los temas que satisfacen al pueblo como es el tema de salud marchamos adelante y nos sentimos muy orgullosos”.

La aprobación de los $170 millones “sobre todo para la población de escasos recursos económicos que vive en lugares muy lejanos y que la única alternativa que tiene para superar su problema de salud es el fortalecimiento del sistema público de salud esta es una gran noticia. Sin lugar a dudas, este es uno de los legados sociales en materia de salud más importante que deja el presidente Salvador Sánchez Cerén”, afirmó la ministra Violeta Menjívar.

Al tiempo que agradeció la apertura de las diferentes fracciones políticas que dieron sus votos (82) para aprobar el importante préstamo suscrito entre Gobierno de El Salvador y el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, por un monto de $170 millones, destinados para financiar el Programa Integrado de Salud, PRIDES II.

Con este préstamo presentado por el ejecutivo desde el año 2016 quedará un importante legado para la población salvadoreña porque contribuirá a la disminución de la tasa de mortalidad del adulto por hipertensión y por cáncer. Disminución de la mortalidad materna y de la mortalidad infantil. Disminución de las infecciones en las cirugías. Tratamiento de los embarazos complicados por medio de especialistas en obstetricia. Y la creación de nuevos establecimientos que controlarán pacientes por medio de un expediente único clínico electrónico.

Este proyecto mejorará la salud de la población a través del fortalecimiento de la provisión de servicios de salud en todos los niveles de atención de la red y mejorar la eficiencia de la gestión de la red pública, tiene cuatro componentes: Fortalecimiento del Primer Nivel de Atención ($35.8 millones). Fortalecimiento de la red hospitalaria ($119.5 millones). Apoyo a la mejora de la gestión y eficiencia de la red de salud ($10.8 millones) y Administración y auditoria ($3.8 millones).

Se impulsará la intervención en el primer nivel de atención con más Unidades Comunitarias de Salud y más Equipos Comunitarios de Salud, Ecos, recurso humano y equipamiento.

Igualmente se logrará la desconcentración de los pacientes de la zona norte de San Salvador con la construcción de un moderno hospital en Nejapa ($27.8 millones). Las 28 maternidades del país serán atendidas por especialistas en gineco-obstetricia las 24 horas del día. Se construirán y equiparán 4 Centros de Referencia de Atención Especializada. Y los sistemas de aguas residuales y para desechos bioinfecciosos intervenidos en 350 unidades comunitarias de salud y en dos hospitales, entre otros.

Con $80 millones se construirá el sueño largamente acariciado de un Complejo Hospitalario Rosales, que tendrá 3 modernas torres, más recurso humano, modernos equipos e infraestructura, contará con un total de 712 camas, 29 especialidades, 67 consultorios y 25 quirófanos.

La Torre 1 para Hospitalización, de alta complejidad, tendrá tres pisos, con 504 camas, distribuidas en habitaciones para 4 o 6 pacientes; y otras 24 camas para pacientes en camas individuales, aislados por enfermedades contagiosas, estará ubicada donde estaba el Laboratorio Clínico Max Bloch, el cual será demolido.

Esta torre atenderá pacientes con problemas del corazón, del cerebro, complicaciones de diabetes, cáncer e insuficiencia renal. Tendría 13 de los 25 quirófanos que tendría todo el Complejo Hospitalario y estarían las unidades de cuidados intensivos y de cuidados intermedios, con 36 y 14 camas, respectivamente.

La Torre 2 para Emergencias, tendría 3 pisos, albergaría otras 184 camas, 10 de ellas para pacientes aislados y 4 para pacientes de medicina nuclear. Los pacientes que serían atendidos aquí son los de cardiología y nefrología.

El primer piso de esta segunda torre sería utilizado para Emergencias y allí estarían situados otros 4 quirófanos. El segundo y tercer nivel tendrían dos quirófanos en cada uno. Se ubicará donde era Especialidades del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, ISSS.

Actualmente las atenciones por emergencias en el Rosales oscilan entre 150 y 300 pacientes diarios, y en la misma área circulan otras 1,100 personas que llegan a pedir cita todos los días; y otras 1,200 que llegan a pasar consulta externa.

La Torre 3 será la de Consulta Externa, que estaría donde era el Hospital de Maternidad, tendría 67 consultorios médicos para atender 29 especialidades; dos salas de espera general con capacidad para 180 personas; y 30 salas de espera para pasar consulta con capacidad para 300 personas, aquí estarían las 1,200 personas que ahora pasan por la consulta externa.

El proyecto del Rosales contempla además la construcción de un Centro de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), con 4 quirófanos. Allí se operarán a personas por la mañana y en la tarde ya podrían ir a su casa.

El área del actual hospital se limpiará y remodelará, donde permite la Ley de patrimonio cultural, porque es un edificio histórico, para que allí funcione el área administrativa, como la Dirección y la UACI. Y será el espacio de docencia para los médicos residentes que llegan recién egresados de las universidades y que permanecen allí por 3 años.

Las autoridades agradecieron a la población salvadoreña que en todo momento estuvo pendiente y luchando por este nuevo logro para toda la ciudadanía.