Print Friendly

San Salvador, 07 de marzo de 2016. A un monto de 1 millón de dólares, el Ministerio de Salud (MINSAL) y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), firmaron el proyecto de “Fortalecimiento de las capacidades para atención de emergencias médicas en el ámbito prehospitalario en El Salvador”.

El proyecto en mención tiene como finalidad capacitar y educar de manera continua a los prestadores de los servicios prehospitalarios para brindar una atención médica adecuada y oportuna a los habitantes del Área Metropolitana del Gran San Salvador.

Lo anterior, implicará la revisión y elaboración de manuales y guías de la atención prehospitalaria y de emergencias médicas, y de educación y promoción en las comunidades; así como elaboración y ejecución de capacitaciones para los recursos que atienden emergencias prehospitalarias, recursos comunitarios  de los ECOS Familiares y voluntarios comunitarios de salud.

Además del establecimiento de un sistema de monitoreo y evaluación de la asistencia  prehospitalaria y la formación de un comité que planificará la implementación y  estandarización de los conocimientos necesarios para brindar la atención prehospitalaria.

Se verá beneficiado el personal que trabaja en la atención prehospitalaria del Sistema de Emergencias Médicas (47), del Fondo Solidario para la Salud (90) y de voluntarios de los Cuerpos de Socorro (600 a 700). Así como los 1,8 millones de habitantes del Gran San Salvador. El período de ejecución del proyecto es de cuatro años y para las capacitaciones se contará con expertos en la materia de origen japonés.

El MINSAL, continuando con la reforma de salud para la construcción de un Sistema Nacional Integral e Integrado, basado en el compromiso social de inclusión, solidaridad, transparencia, y la práctica de la intersectorialidad, creó en la anterior administración por decreto ejecutivo No 158, del  23 de octubre de 2013, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

Con la creación del SEM se busca la reducción del impacto de las emergencias y desastres, posibilitando una pronta atención, eficiente y de calidad que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte del paciente que necesita los servicios de emergencia y urgencia sanitaria en el ámbito  prehospitalario.

El SEM incorpora un mecanismo de coordinación intersectorial e intrasectorial, superando la ausencia de coordinación entre los múltiples actores  que  brindan atención de emergencias y hospitales nacionales y  con los diferentes cuerpos de socorro.

El JICA, como parte de la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD), es el puente que une a Japón con los países en vía de desarrollo. El Salvador es uno de estos países, y el primero en Latinoamérica en recibir la cooperación de Japón, a través del acuerdo bilateral firmado en 1968.